Consumidor-postcovid

Consumidor poscovid: ¿cómo cambió la forma de hacer negocios?

Todos cambiamos con la pandemia: nuestra forma de relacionarnos, estudiar, trabajar, comprar, viajar, cuidarnos, comprar y más. Aún con la vacunación avanzando en el mundo, nuestras vidas se han transformado. 

De acuerdo con la consultora EY, los consumidores se preocupan principalmente por la salud de sus familias y la disposición de adquirir productos básicos. A través de una encuesta se encontró que el 27% de los consumidores recortó gastos por la preocupación en la economía; el 35% adquirió los productos necesarios y los almacenó; otro 26% contó con posibilidad de continuar con sus gastos de manera normal y el 11% incluso superó sus compras habituales. 

De estos últimos se ha observado que casi la mitad se han guiado más por las marcas que consumen que por los productos per sé

En México, la mayor demanda durante la emergencia sanitaria estuvo en las categorías de alimentos y bebidas –cuyo consumo se duplicó–, seguido por los medicamentos (1.5x), productos de higiene y salud, limpieza, tecnología, belleza, ropa básica y artículos de oficina. 

Mientras que el consumo en los rubros de muebles, refacciones automotrices, ropa y accesorios y el equipo de entretenimiento outdoors se desplomó.

Con el desconfinamiento, la baja de contagios y el regreso a clases, se espera que los consumidores mexicanos gasten más en vacaciones, tiempo libre, comidas en restaurantes, moda y calzado. Las medidas de aislamiento han provocado en las personas un aumento considerable en las compras en línea –81% en 2020 con respecto a 2019–, pero también deseos de salir a la calle y convivir con sus familiares y amigos. 

Las empresas deben prepararse para una nueva oleada de consumidores que buscan seguir con los cuidados, pero con la posibilidad de salir de casa y visitar nuevos espacios con todas las medidas de seguridad sanitaria para consumir con confianza. 

Recuerde que con estos cambios, su empresa debe readaptarse; esto no significa regresar a la normalidad pre pandémica, sino conservar todas las implementaciones tecnológicas y cruzar el nuevo conocimiento de acuerdo con las necesidades de los nuevos consumidores: tiendas físicas con mínimo contacto, espacios abiertos para disminuir riesgos, control de aglomeraciones, etc., sumado al esfuerzo de la operación a distancia para seguir respondiendo a las preocupaciones que, nos guste o no, se han quedado con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *