Branding

Branding personal: cómo construir su imagen pública

Una de las mejores opciones para incrementar las ventas del negocio es que usted, como dueño y líder, se posicione como el experto en el tema que le compete a su organización.  Sin embargo, no es suficiente serlo y que solo su equipo lo sepa, sino el mundo debe estar consciente de que, sin lugar a dudas, usted es el especialista en el tema. 

El propósito de ser el rostro experto es inspirar confianza, desarrollar relaciones más cercanas con los clientes, contar con una cara amable al frente del timón del negocio y en consecuencia, incrementar las ventas. 

Para lograrlo es indispensable desarrollar una marca personal o branding personal, al tiempo que esto ayudará a construir la imagen pública de la empresa. No es un trabajo simple, pero vale la pena. 

En este artículo le ayudamos a entender mejor la importancia de su marca personal y la imagen pública de su negocio, a la vez que encontrará los pormenores para empezar a construirla y potenciarla. 

¿Qué es el branding personal?

El branding personal o marca personal es la forma en que los demás lo perciben debido a las acciones que realiza, lo que comunica y transmite a través del mundo real y el digital. 

Se trata de considerarse a uno mismo como una marca comercial que cuenta con valores, misión, visión, etc. Esta percepción se construye poco a poco con lo que comunica: usted mismo cuenta con una voz y pensamiento que lo diferencia. 

El mejor ejemplo actual es el trabajo que realizan los llamados influencers en redes sociales. Ellos crean una marca alrededor de su imagen, deben ser congruentes con lo que comunican y mantenerse en contacto constante con su audiencia. 

¿Por qué es importante el Branding personal?

Su marca personal forma parte de la esencia del negocio. A través de sus ojos, usted concibió un producto o servicio, lo sembró, cosechó, le dio voz, lo hizo crecer y ahora es momento de que se ayude de este expertis para formar parte de la marca. 

Además, una imagen pública construida adecuadamente transmite la sensación de éxito, constancia, a alguien a quien admirar. Basta con pensar en grandes empresarios que no solo cuentan con negocios exitosos, sino que ellos mismos se han convertido en el rostro y alma de marcas altamente reconocidas. 

Pensemos en Richard Branson. Seguramente sabe que es un empresario estadounidense, referencia para otros hombres y mujeres de negocios. Además, fácilmente lo relaciona con la marca Virgin, un conglomerado de empresas multinacionales en industrias como las telecomunicaciones y la aviación. 

Branson ha construido, no solo un imperio corporativo, sino el rostro del éxito del llamado empresario serial; es amigo del expresidente Barack Obama; sabemos que es multimillonario, pero que además realiza obras caritativas y de responsabilidad social, charlas de guía en los negocios y está dispuesto a participar en distintas actividades en pro de su comunidad. ¿Cómo sabemos todo esto? ¡Gracias a su construcción de marca personal! 

¿Por dónde empezar a construir su Branding Personal? 

Ahora sabe que construir su marca personal, no solo es positivo para usted, sino para toda su organización. El objetivo es que sus clientes perciban unidad y armonía entre su imagen y su empresa; a continuación le contamos cómo hacerlo. 

  1. Definición de objetivos 

Sabemos que el propósito fundamental es posicionarlo como el experto en el tema, pero para construir una imagen profesional pregúntese lo siguiente: 

  • ¿Cuáles son sus objetivos profesionales? 
  • ¿Qué desea conseguir: más clientes, más ventas, incursionar en nuevos temas, construir una comunidad embajadora de su marca? 
  • ¿Dónde se visualiza a mediano plazo? 

Recuerde que debe ser realista con objetivos específicos, medibles, alcanzables y cuantificables en el tiempo. No se trata solo de arrojar una botella al mar y ver qué pesca, sino de evaluar avances y logros. 

  1. Público objetivo

Usted ya conoce a su audiencia: sus clientes. ¿Cómo son?, ¿cuáles son sus intereses?, ¿qué causas les interesan?, ¿qué necesidad cubre su marca?, ¿por qué eligen su empresa en lugar de otra? 

Estos cuestionamientos le permitirán conocer con mayor profundidad a su consumidor para construir los mensajes de acuerdo con esto. Tome en cuenta también detalles como edad, estatus socioeconómico, hábitos y consumo de canales digitales. 

  1. Tono y mensaje

Es importante saber cómo quiere comunicarse con la audiencia, este paso es mucho más sencillo pensando en que su tono y mensaje vienen de su personalidad. Sea fiel a ello. 

Además deberá definir de qué hablará, si bien la marca personal le ayudará a su empresa, es recomendable diversificar los temas y no solo quedarse con lo corporativo o de trabajo; busque los espacios de los que pueda hablar su expertise, al tiempo que comparte detalles de su vida cotidiana. 

Por ejemplo, si su empresa se dedica a comercializar productos de limpieza, contenidos como recomendaciones de seguridad o cuidados, pueden ser buena idea. Siempre busque que su contenido sea valioso para su audiencia. 

  1. Imagen 

Como una marca, su Branding Personal debe contar con elementos identitarios que los diferencias y que vayan acorde con la personalidad, tono y mensajes. Colores, estilos, objetos o elementos que den valor y emocionalidad a su perfil. Es importante, incluso, contar con un logotipo que lo identifique. 

  1. Planificar y medir

Como todas las estrategias de comunicación, su Branding Personal requiere de una estrategia bien planificada con objetivos claros y logrables. 

Además, es relativamente sencillo determinar los datos que le dirán si va por buen camino: likes, shares, interacciones, incremento en la comunidad, pero lo más importante es el compromiso de la comunidad hacia su imagen: ¿cuánto influye en ellos?, ¿acuden a usted por recomendaciones?, ¿sus seguidores saben de qué está hablando y buscan saber más? 

Branding Personal e imagen pública

¿Qué es la imagen pública? 

Consiste en una percepción que predomina en la colectividad con respecto a cualquier elemento representado en la realidad; esto es aplicable a una persona, organización, cultura, o información relevante. 

Las personas generamos juicios con base a lo que vemos, por lo que la imagen pública es un método de comunicación que puede aprovecharse para incrementar resultados positivos en una empresa o negocio. 

El 83% de las decisiones se toman visualmente

Actualmente las empresas no han aprovechado esta herramienta debido al mito de que únicamente es para personas famosas o medios de comunicación. Asegúrese de incluirlo como una estrategia en sus objetivos empresariales para ser testigo de las ventajas que tendrá dentro de su organización.

Imagen pública profesional

Al sumar las áreas de una empresa (producción, calidad, logística, ventas, administración, finanzas y todas las relevantes) obtenemos el resultado de la imagen pública del negocio. 

La imagen profesional de una persona suele asociarse con su actividad y competencias ejecutivas, de forma en la que se demuestran las cualidades de la persona o de la empresa; se incluyen la forma de saludar y despedirse, la interacción, el manejo de crisis y problemas, y trabajo normal o bajo presión de sus empleados. 

En conjunto, resultan ser los protocolos de conducta de las personas dentro de la empresa los cuales incluyen situaciones tan sencillas como la interacción telefónica o digital.

Imagen pública de la organización

A continuación compartimos todos los elementos que se pueden percibir sobre la imagen pública de una empresa:

  • Imagen física

Es la suma de todos los colaboradores dentro de la empresa, incluye cualquier impresión física y visual interna o externa, desde el líder que cierra contratos, hasta a los que contactan con clientes y proveedores (sin restarle valor a ningún rol).

  • Imagen profesional:

Incluye todas las áreas que hacen que funcione como ya mencionamos anteriormente (sin excluir a nadie).

  • Imagen verbal:

Consiste en la percepción oral o escrita por parte de su audiencia meta. Aquí es importante cuidar la forma en la que los integrantes de la organización se expresan de sus productos o servicios ya sea en presentaciones, entrevistas, o cualquier interacción con medios o espectadores.

  • Imagen visual:

La primera impresión es la que cuenta y es muy difícil cambiarla –dicen por ahí–, así que es muy importante crear una excelente imagen visual. Esto consiste en el diseño del producto (envases, etiquetas, logotipos, símbolos, y diferenciadores) y/o proceso del servicio. El propósito es que esos elementos en conjunto y por separado comuniquen los objetivos de la empresa, su misión e identidad. 

  • Imagen audiovisual:

Consiste en los métodos de publicidad o herramientas para vender, los que transmiten el mensaje: “cómprame”, y la propaganda la cual se utiliza para obtener más clientes con el mensaje: “quiéreme”. 

El perfil de los clientes es fundamental para decidir la imagen publicitaria; esta debe conectar con ellos, deben sentirse cercanos e identificados. 

Incluye cualquier rubro de los medios de comunicación ya sean videos, infografías, infomerciales, testimonios, etc.

  • Imagen ambiental:

Se refiere a los escenarios en los que se desarrolla el trabajo; incluye al mobiliario, decoraciones, olores, colores, iluminación, ambientación musical, y cualquier otro aspecto que impacte de forma funcional o recreativa (se utilizan los 5 sentidos).

¿Qué quiere transmitirle a su cliente cuando entre a su local, tienda u oficina? Un espacio de trabajo mal organizado o caótico tiene la capacidad de transmitir desconfianza y poco profesionalismo. Cuide los espacios en el lugar de trabajo. 

¿Cómo construir su imagen pública? 

Se utilizan los cuatro pasos siguientes de la metodología que propone Víctor Gordoa llamada “Intima” simplificar el proceso de construcción:

  1. Investigación:

Identifique la percepción de la audiencia en cuanto al negocio, esto se llama investigación externa. A su vez, analice cuál es el concepto que los colaboradores tienen de la empresa en la que trabajan.

  1. Diseño:

Posterior a la recaudación de información de la investigación, comienza  la etapa de diseño y creación de la imagen partiendo de la esencia del negocio. 

El recurso humano es una parte relevante ya que ellos son quienes reflejan quién es la organización, es decir, que tan buena creen que es la empresa, sus prestaciones, ambiente laboral, etc.

  1. Coordinación:

Con el diseño hecho, se requiere la coordinación de todas las fuentes generadoras de estímulos para proyectar un mensaje homogéneo.

  1. Evaluación: 

Aquí puede realizar ajustes de la imagen pública con base a los resultados obtenidos de la retroalimentación del público meta.

Ventajas del branding personal e imagen pública para la empresa

Contar con un branding personal facilita la identificación y comunicación de ciertas cualidades que agregan valor a la audiencia en cuanto a sus productos o servicios, es decir, responde a la pregunta: ¿qué huella dejaremos en los demás?

Al gestionar su marca personal, usted decide cómo ser visto. 

Construcción de confianza

Nada genera más confianza que escuchar una experiencia positiva de alguien más en cuanto a su empresa. De esta forma, ellos respaldan la marca y promueven que los demás la consuman sin temor. 

A su vez, la presencia digital, los testimonios y la exposición de los procesos de la empresa hacen que el nivel de confianza aumente ya que se proyecta una imagen transparente.

Rostro acorde a la marca

Al diseñar un branding personal se genera una percepción de cercanía con los clientes, gracias a que se establecen canales de comunicación e interacción directos con la audiencia; esto genera una sensación amigable con los posibles o actuales consumidores e influye en la intención de compra.

Mejora en la reputación empresarial

Construir una imagen personal ayuda a incrementar la cantidad de clientes y personas interesadas, así como la visibilidad dentro del sector en el que desea impactar y automáticamente mejora la proyección ante la mirada de los demás.

Esto puede lograrse al posicionarse como un experto y compartir conocimientos de utilidad a su audiencia en los canales de comunicación de su elección acorde a su estrategia.

Incremento de los clientes

Al analizar nuestra interacción y herramientas de comunicación con su audiencia, se pueden generar cambios y mejoras para atraer más clientes, tales como hablarles de una forma más amigable, mejorar la actitud y compartirles información que les sea de utilidad.

El objetivo de la creación y diseño de una imagen de la marca se enfoca en hacer sentir bien al cliente y que conocer a la empresa sea una experiencia amena. Esto genera recomendaciones para potenciales clientes y lealtad hacia la marca, lo que se traduce en un incremento en los ingresos.

Mejora en el ambiente del trabajo

Las personas que forman parte de su negocio se sentirán motivados al percibir la armonía entre la imagen de marca y la mejora en el lugar de trabajo. Estos cambios no deben ser superficiales y es fundamental homologarlos con las cualidades que tiene que ofrecer como empleador.

Apoyo en las actividades de marketing

Se logra fidelizar a los consumidores de la marca al crear un vínculo profundo y duradero porque logra una conexión más profunda que la basada en promoción convencional; el enfoque se distribuye a diferentes actividades que van más allá del plan de mercadotecnia tradicional al fortalecer el valor interno de su empresa.

Recuerde que al realizar estos cambios, su PyME crece y le brinda nuevas oportunidades de negocios, incrementa sus ingresos y sus posibilidades de acceder a más recursos para acelerar su expansión. 

¿Ya está listo? En Portafolio de Negocios contamos con soluciones crediticias que le acompañarán a lograr todos sus objetivos. No dude en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *